La guerra en Siria lleva 6 años azotando a la población y estremeciendo al mundo.

Las imágenes de los niños que han perdido la vida llenan de indignación todos los ojos, los miles de refugiados que buscan un lugar al cual escapar de la zona bélica, mujeres que preguntan por sus esposos o hijos, hombres que cargan cuerpos, miles de destrozos, bombardeo tras bombardeo.

Todo comenzó a principios de 2011 cuando el levantamiento pacífico contra el presidente Bashar al Asad se convirtió en una brutal y sangrienta guerra civil.

Una parte de la población se quejaba de vivir una crisis social, desempleo, corrupción y falta de libertad política.

Imagen del archivo de la guerra en Siria tomada de la web

Imagen del archivo de la guerra en Siria tomada de la web

Y en el contexto de la primavera árabe con el aire revuelto, la población tras un incidente de represión hacía unos jóvenes que pintaban una pared la población se enardeció. Esto provocó que la población saliera a las calles y en una manifestación la policía disparó a los manifestantes, varios murieron y la problemática se incremento.

Así se formaron brigadas rebeldes al mandato de Bashar al Asad, al ir incrementando las cedulas y diversificando los grupos que iban armándose poco a poco el resultado fue la contundente guerra civil que Siria vive.

Imagen del archivo de la guerra en Siria tomada de la web

Imagen del archivo de la guerra en Siria tomada de la web

 

Cuando el Estado Islámico comienza a crecer trata de apoderarse del territorio con una saña bélica que ha sorprendido al globo terráqueo, la historia se complica, se ha denominado por varios medios de comunicación como una “guerra dentro de una guerra”, ya que ISIS ataca tanto a los rebeldes de la oposición moderada como a los yihadistas de Frente al Nusra. Y con los años extiende amenazas a través de sus portales cibernéticos de gran parte de países del mundo.

El hecho de que Estados Unidos, Rusia, Turquía y varios países estén involucrados ha traído como consecuencia el largo proceso de esta guerra vigente.

El último ataque, un ataque químico.

Este pasado 4 de abril de 2017 la población Siria sufrió un ataque químico en la localidad Jan Sheijun, provincia de Idleb, las averiguaciones continúan pero se cree que la toxicidad usada para el ataque es gas sarín, según Médicos Sin Fronteras, el gas fue lanzado desde unos aviones.

La Unión Europea responsabilizo al gobierno de Bashar al Asad, hasta ahora ningún grupo ha reinvidcado el hecho.

Sobre este ataque las cifras rondan distintos números, por ahora se confirman 86 defunciones (entre estos 30 infantes) y más de 160 heridos.

Médicos en el lugar indicaron inmediatamente que los síntomas de las víctimas eran similares a los constatados en las de un ataque químico, especialmente con las pupilas dilatadas, convulsiones y espuma saliéndoles de la boca.

Donald Trump declaró al respecto del tema que La Casa Blanca ha pedido al Pentágono un abanico de hipotéticas ya que planea tomar acciones militares y represalias hacía el gobierno de al Asad.

Amaranta Marentes