El pasado viernes 31 de marzo del año en curso, aproximadamente a las tres y media de la madrugada se suscitó un fatal accidente automovilístico en Paseo de la Reforma el cual tuvo como resultado la muerte de cuatro personas. Esta tragedia nos causa eco, ¿Qué acaso no, lamentablemente, es una historia que se repite cada fin de semana o día festivo?,¿Qué es lo que hace diferente a esta historia? Tal vez es el hecho de que el conductor sobrevivió a tan aparatoso accidente, o que el vehículo viajaba– según los peritajes- a 185 km/h, que se trataba de un BMW al que inmediatamente relacionamos a un dueño de clase alta o tal vez también a todas las historias – que no han sido confirmadas- que rondan en internet respecto a los acompañantes.

Hay una torre de información respecto a esta tragedia, los nombres de los occisos se han filtrado y también el del conductor sobreviviente, se ha buscado el reacomodo de las piezas de un rompecabezas de irresponsabilidad y malas decisiones para dar con un culpable, en este caso se llama Carlos Salomón Villuendas Adame.

Fotografía de la web

Fotografía de la web

La situación jurídica de Villuendas es compleja e incierta a lo que no podemos dar un veredicto, pero la información disponible nos pinta el siguiente panorama:

Ya se inició carpeta de investigación por el Ministerio Público donde Carlos Villuendas es imputado por el homicidio con motivo del tránsito de vehículos, esto lo establece el Artículo 140 del Código Penal para el Distrito Federal, se presume hasta el momento que fue cometido de manera culposa.

El homicidio es denominado como “calificado” porque sucedió mientras el conductor se encontraba en estado de alteración voluntaria (estado de ebriedad), esto lo establece el Artículo 128 y el 138 fracción Vll del Código ya citado.

Se menciona mucho en redes sociales que las familias de los hoy occisos no han querido otorgar el “perdón” (situación en donde prescribe toda acción penal y por ende es liberada la persona imputada, se encuentra su descripción en el artículo 100 del Código Penal para el Distrito Federal), este dato es incorrecto pues en los delitos graves (aquellos con pena mayor a 5 años)- y en este caso donde se habla de un homicidio culposo calificado con motivo del tránsito de vehículos- no es posible otorgar el perdón, además este sólo opera para delitos querellosos (la persona afectada tiene que hacer del conocimiento al MP el delito cometido en su contra) y por aquellos delitos no graves (pena menor a 5 años) lo cual sin duda, no es el caso.

fotografía de la web

Fotografía de la web

Tanto los familiares como la sociedad atenta al caso esperan una actuación justa a favor de las víctimas, es decir, que la investigación del Ministerio Público y la actuación por parte de los abogados de las víctimas den como resultado una sentencia en contra de Villuendas.

Villuendas es imputado de un delito grave, tiene todo el derecho a contratar un abogado o a que el Estado le proporcione uno para que pueda defenderse durante el proceso legal en que se encuentra; por el momento solo podemos observar el desarrollo del caso y aprender de esta situación que muestra como la diversión sin control, el alcohol en exceso y la velocidad pueden acabar con la vida de una manera trágica y lamentable.

Daniel Santarriaga Calzada