La revista digital política D-Mente se ha perfilado desde su nacimiento y me atrevo a decir desde su semilla de concepción como una revista juvenil especializada en política.

A nuestro alrededor pasan muchas cosas, de manera sistemática vivimos inmersos en la violencia, ya sea simbólica, física, política o económica, estamos rodeados de violencia; la intención de la revista no es simplemente informar sobre este aspecto de nuestras vidas, sino también poder manifestar su análisis político, sus proyecciones y en ciertos casos hasta sus profecías.

Con el paso del tiempo, mientras íbamos desarrollando cada una de nuestras secciones (nacional = México Escupe, internacional = La Pangea, análisis político = Continuum Reports, cultura = Kabuki, resumen de nuestro cotidiano = El Lavadero, entrevistas = El Interrogatorio y fotografía = Enfocados) notamos la importancia que le proporcionábamos al área de cultura.

La cultura era la sección que siempre nos salvaba, nos salvaba de no sólo contar malas noticias, sino que nos esperanzaba de poder entender nuevas formas de comprender, difundir, proponer sobre la política y lo que nos rodea.

La cultura nos acompaña en todo a nuestro alrededor, no sólo en las bellas artes (aunque estas siempre sean un respiro en el caos) sino que la moda, la gastronomía, nuestras raíces ancestrales, la magia, todo ello es parte también de lo que nos construye en el mundo y por ello en la política

Por ello desde que Política D-Mente quiere re-perfilarse, re-orientarse, -re-nacer, re-hacerse, re-crearse y crecer, tomamos hoy la decisión de seguir contando, discutiendo y pensando sobre cada una de nuestras secciones sólo que esta vez nuestro eje se volverá la cultura.

La cultura de museo, la cultura de la calle, la que se ve en la pintura o se lee en la metáfora. Hoy seremos una revista digital sobre cultura que analiza o no deja de tener el dedo en el renglón a la política.

Política D-Mente