En el marco de la Muestra Internacional de Cine con Perspectiva de Género MICGénero 2016 se presentó el sábado 6 de Agosto el documental “Sonita” esté narra la historia de una adolescente de 15 años de edad, de nacionalidad afgana, que se refugia de forma ilegal en Irán con su hermana mayor.

El documental es realizado por Rokhsareh Ghaem Maghami mujer iraní quien como todos los realizadores del país debe atender su producción fílmica a la censura.

Desde que la producción fílmica comenzó a crecer a principios de los años dos mil se crea la Comisión de Cultura y Cine Islámico, dicha comisión revisa todas las películas y tiene toda autoridad sobre ellas, “La norma inflexible es eliminar toda conducta discrepante de la rígida moral coránica como mostrar lacras de blasfemia, crimen, droga y temas afines. Además rechazar en redondo toda imagen erótica, casi siempre considerada como pornográfica, todo diálogo de amor, al que se considera pornológico. En el ámbito social y en el político se suprimen las secuencias críticas del matrimonio religioso musulmán tradicional y cualquier observación o sugerencia negativa al sistema político vigente.” [1] Muchos realizadores que quebrantan esta ley son sancionados con años sin poder producir ningún material audiovisual, con multas económicas o dependiendo el producto cinematográfico encarcelamiento.

Una de las referencias fílmicas sobre esta problemática puede reflejarse en el documental, Taxi Teheran, 2015, realizada por: Jafar Panahi. Les compartimos aquí el trailer.

La historia de vida de Sonita, muestra una realidad cruda para las mujeres y sobre todo las adolescentes asiáticas de Afganistán, la venta de mujeres para desposar, vista como una tradición cultural, que con el pretexto del dote los hombres compran a sus futuras esposas, de la edad que prefieran y a pesar de las relaciones maritales que ya posean.

El documental comienza a narrar la vida de Sonita dentro de un centro de apoyo social, en este espacio dan alternativas para los infantes con dramaterapia, atención psicológica, etc. ahí encontramos a Sonita con niñas de su edad, el tema en común es acerca de la dote de sus futuros maridos, las edades de ellos, si están desposados, si ya tienen hijos, así las novias niñas pasan el día hablando de su próxima boda.

Sonita es una chica rebelde, apasionada de la música, que busca con su voz alcanzar el éxito que mira en sus ídolos, encontró en la palabra una forma de denuncia y para ello se cobijo en el hip hop, a través de sus palabras Sonita comenzó a denunciar lo que vivía con niñas de su edad, a sentirse como una mercancía.

Durante el documental la problemática de la joven es alcanzada gracias a su propia futura boda, para ello debe regresar a Afganistán y ser desposada a cambio de 9 000 dólares, su madre viaja desde Herat para decirle que no tiene opción, debe volver ya que el dinero que ofrecen por ella es la cantidad económica que su hermano necesita para hacer la dote por su propia esposa.

Así, Sonita comienza una carrera contra el tiempo, debe juntar al menos 2, 000 dólares para poder postergar su retorno y con el su boda, un día mientras es entrevistada por Rokhsareh Ghaem Magham le cuestiona si ella estaría dispuesta a comprarla, Sonita le propone a Rokhsareh que le haga un prestamos que ella devolverá en cuanto pueda recibir dinero de su música.

En un principio la documentalista no esta de acuerdo con otorgarle a la familia de Sonita dinero, pues ella como realizadora no debería intervenir en la vida de la joven, sino sólo retratar lo que le acontece.

Sonita comienza a estudiar todas las posibilidades para escapar o encontrar un préstamo económico, al no encontrar otra opción y tras ver a la madre de la niña hablando con la directora del centro donde ella ha vivido un proceso de readaptación a la vida fuera de la guerra, y entender que la mujer que procreo a Sonita ve la boda como parte de una tradición arraigada e ineludible para toda mujer en su cultura, Rokhsareh le otorga el dinero que le da a la joven 6 meses más en Irán.

Durante ese lapso de tiempo Sonita decide apoyada por Rokhsareh realizar un videoclip de una canción llamada “Novias en venta” la canción comienza con ella susurrando, vestida de novia con la cara golpeada en un fondo negro.

“Permíteme susurrar mis palabras para ti, así nadie podrá oír que hablo sobre la venta de niñas, mi voz no debería ser oída ya que es en contra de Sharia, las mujeres deben permanecer en silencio, esa es la tradición de la ciudad, yo grito para compensar el silencio de la vida de una mujer, yo grito en nombre de las profundas heridas de mi cuerpo, yo grito por un cuerpo agotado en su jaula, un cuerpo que se rompió con el precio que pusiste en él…”

El videoclip a través de internet se viralizo, la palabra de Sonita tubo mayor alcance del que esperaba, pero la voz de Sonita tuvo consecuencias, al ir a saludar a sus amigas al centro socia del cual era parte se le anuncia que ya no pueden darle apoyo institucional debido a que es ilegal que las mujeres canten en Irán y podrían ir a prisión por ello.

La consecuencias tuvieron matices y alcances, ya que por otra parte la documentalista tramita una beca para Estados Unidos que le fue otorgada a Sonita, en el filme es documentado el hecho cuando la joven recibe tal noticia inesperada debido a que ella no solicito la beca y la alegría que le produce pode huir del destino de la adolescente afgana.

Durante la película Sonita le canta a su madre la canción de “Novias en venta” ella le dice a Sonita que no podría cantar en público debido a que es una deshonra, Sonita cuestiona a su madre al respecto de la letra y le dice que ella cree que al cantar esa canción podría hacer que las cosas cambiarán.

Antes de poder partir a su nueva forma de vida Sonita debe realizar los trámites pertinentes, lograr conseguir la visa y el pasaporte, al llegar a Afganistán ella recuerda a cámara un poco de la guerra, pero lo ve como algo abstracto, no se muestra reflexión sobre como comenzó, o de donde viene esta violencia de tantos años, ella se refugio en Irán siendo muy joven y sólo recuerda escuchar tiros por la noche o la alta seguridad para ingresar a algunos lugares, sin pensar en la ocupación de su país por parte de las tropas norteamericanas.

Sonita logra sus papeles y llega a Estados Unidos, debe avisarle a su madre por teléfono que no volverá hasta dentro de un largo tiempo ya Rokhsareh le recomienda hacerlo así para poder realizar la beca conseguida para ella. El documental culmina con Sonita cantando “Novias en venta” en un concierto, ella permanece en América haciendo música y activismo por las novias niñas que no pueden decidir sobre sus vidas, sus matrimonios y su futuro.

El documental si bien es una historia de vida contada no sólo sobre Sonita sino sobre como la documentalista intervino en momentos culminantes de su vida, deja algunas preguntas de lado o al menos no reflejadas en la pantalla ¿Cuáles son las opciones para todas las otras niñas y jóvenes? ¿Cuántas noticias no retratan una realidad cruda sobre la mujer en toda está área geográfica y el mundo en general? ¿Cuántas menores no son asesinadas apedreadas por acciones inmorales dentro de las culturas afganas o iranís? ¿Por qué no se menciona la importancia de las mujeres poetizas que recitan el Corán? ¿Dónde queda el contexto político y social de la guerra? ¿La única opción de estudio estaba en Estados Unidos, entendiendo claro que fue George W. Bush quien comenzó la ocupación en Afganistán? ¿tuvo problemas de distribución este documental con la ley de censura en Irán? ¿Por qué no hay referencia a la poesía persa venida de la voz de las mujeres? ¿Estamos viendo una situación real sin contexto para poder “occidentalizar” nuestra reacción a través de la empatía?

¿Realmente cuanto alcance tiene este film y cual es su repercusión? Una historia de vida viene de la mano de un contexto social, cultural, político, familiar, si bien podemos ver una pequeña ventana en la vida de Sonita dejar de lado temas tan fundamentales como los mencionados en las preguntas anteriores que no logra una verdadera empatía entre los seres humanos que vean el documental más allá de sentir una rabia muy grande por una situación cotidiana en donde las mujeres viven bajo una intensa represión familiar y social y las novias son pequeñas niñas y jóvenes.

Seguiremos viendo que pasa con Sonita y su lucha por las mujeres y la infancia en su país, seguiremos exigiendo igualdad y el derecho a la vida y libertad para las mujeres del mundo, seguiremos escuchando miles de testimonios dolorosos e injustos, seguiremos juntas por todas nosotras.

[1] Tomado del artículo El nuevo cine iraní bajo censura de http://www.cineparaleer.com/punto-de-vista/item/986-el-nuevo-cine-irani-bajo-censura

Amaranta Marentes